martes, 30 de agosto de 2016

Monjita gris; Xolmis cinereus.



Precisamente visitando Colonia de Sacramento (Uruguay), un pájaro de llamativos ojos naranja llamó mi atención posado sobre unos árboles cercanos al Río de la Plata. Se trataba de la monjita o viudita gris, Xolmis cinereus.


 Los aficionados a la ornitología, aún en viajes culturales o que precisamente no tienen como objetivo la observación de aves, no podemos evitar echar un ojo a los árboles, tejados o tendidos eléctricos buscando hacer alguna foto furtiva de algún pajarillo. ¿Qué tendrán las aves que crean tanta afición?...



Colonia de Sacramento (Uruguay).


 Una de las posibles excursiones desde Buenos Aires (Argentina), es la visita a la Colonia de Sacramento (Uruguay), situada al otro lado del Río de la Plata. Existe la posibilidad de tomar un barco, método más cómodo, y pasar una única jornada en este lugar, o bien, como ha sido mi caso, continuar camino al día siguiente en bus dirección Montevideo



En cualquier caso, Colonia de Sacramento, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1.995, bien merece pasar una jornada tranquilamente, entre sus calles empedradas y sus construcciones que tanto recuerdan a muchos pequeños pueblos extremeños y portugueses.


lunes, 29 de agosto de 2016

Colibrí tijereta; Eupetomena macroura.



Quizá el colibrí o picaflor más llamativo y de mayor tamaño de los que se pueden observar en el Jardín de los Picaflores en Puerto Iguazú (Argentina) sea el colibrí tijereta, también conocido como colibrí golondrina, Eupetomena macroura.


El colibrí tijereta encuentra en Misiones su distribución más meridional, siendo más común en Brasil, Paraguay o Perú que en el norte argentino. Según los especialistas, esta especie prefiere los claros a la selva y es habitual en los jardines públicos en las ciudades del sur de Brasil.

domingo, 28 de agosto de 2016

Comunidad indígena guaraní Yryapú en la Provincia de Misiones (Argentina).


De la carretera que une la ciudad de Puerto Iguazú con el Parque Nacional sale un camino justo delante del Hotel Cataratas, donde se encuentran varios establos de caballos. Siguiendo la vía, a unos cuatrocientos metros, unos carteles de madera nos anuncian la entrada a la Comunidad Guaraní de Yryapú o Yyryapú.


No es la única comunidad guaraní de la zona que ofrece la posibilidad de una visita a su poblado, pero sí es la única que se autogestiona sin la intervención de intermediarios que son al final los que se llevan los beneficios de las entradas y de la venta de artesanía. Quizá sea por ello, por lo que resulta tan complicado que alguien te dé explicaciones sobre su emplazamiento o que alguien te aconseje esta visita. 

A la llegada al poblado, unos jóvenes aguardan a los pocos visitantes que hasta allí llegan cada día. Pequeñas casas de madera construidas con ayudas del gobierno argentino, rodeadas de vegetación y de huertos usurpados a la selva por medio del fuego. En las explicaciones, los jóvenes guaraníes nos muestran algunos de los árboles de la selva y las técnicas de caza que han venido utilizando ancestralmente, ya pude comprobar la puntería de los niños matando palomas con el tirachinas, aves que serán la comida del día.
Aunque no es lo que en principio uno esperaría encontrar, es una actividad adicional y bastante recomendable en nuestra visita a las Cataratas de Iguazú.

sábado, 27 de agosto de 2016

Finales de agosto; la sequía.


De ruta ornitológica por mis habituales lugares de campeo en la provincia de Ciudad Real, todo se supedita ahora a la sequía que deja su huella en todos los ríos, lagunas, arroyos y tablas. Algunas de las habituales lagunas, que en los últimos años habían estado rebosantes de vida, como es el caso de la Laguna de Caracuel, en esta pasada primavera del 2016, no habían acumulado agua ni para unos pocos charcos.

El P.N. de las Tablas de Daimiel, se mantiene gracias a los aportes adicionales y a las presas que retienen el agua. En cualquier caso, las Tablas siempre son un caso aparte, dado que siempre sorprenden. En estos días es posible avistar, o al menos oír, una familia de bigotudos que ha instalado su nido cerca de las pasarelas por donde caminan los visitantes además del tránsito constante de grandes bandadas de aves que recorren los lodazales en busca de los peces atrapados.

El Pantano del Vicario en Peralvillo, está en mínimos, el río ha dejado de correr y grandes playas han quedado al descubierto. No obstante, son muchas las aves que se dejan ver por todas partes. Además de varias especies de limícolas y anátidas, las garzas reales, imperiales, martinetes, garceta común y cangrejera aprovechan los indefensos pececillos, sobre todo los abundantes peces gato, que ahora sí son presa fácil. Desde hace un tiempo, una gran bandada de ánsares se ha instalado en este lugar, curiosamente entre ellos hay algunos blancos o semiblancos.

Pero sin lugar a dudas, sigue siendo la Laguna de Navaseca, la que presenta un mejor estado en relación a la cantidad y variedad de aves, desconozco si este verano se han repetido los episodios de botulismo, que cada año afectan a este lugar. Multitud de malvasías, cigüeñuelas, grupos de zampullines pescando a la vez, rascones y calamones a pocos metros, combatientes, fumareles alinegros, agujas o los ahora abundante moritos, son solo algunas de las aves que gracias a las nuevas instalaciones es posible ver tranquilamente sentado en alguno de los puestos de observación. 

**** " NO SE PUEDE CONSERVAR AQUELLO QUE NO SE CONOCE " ****