martes, 25 de noviembre de 2014

La Kasbah de los Oudayas en Rabat (Marruecos).


Tras cruzar la medina de Rabat en dirección al mar, llegamos a la Kasbah de los Oudayas, un lugar cargado de historia, que nos recordará por su influencia otros tantos monumentos españoles de influencia árabe. Por aquí pasaron y dejaron su huella los romanos, los almorávides, los almohades o los moriscos andalusíes expulsados de España. En la actualidad, esta antigua fortaleza, situada al borde del mar, está declarada Patrimonio de la Humanidad desde 2012.


Tras visitar los jardines de influencia andaluza, donde independientemente de la época del año en la que estemos parece siempre primavera, se antoja tomar un té y un dulce de almendras en el Café Moro de bellas vistas a la vecina ciudad de Salé, separada de Rabat por el río Regreb.

 
Las callejuelas azules y blancas, entrelazas unas sobre otras, recuerdan a la ciudad de  Chaouen. Desde lo más alto, las vistas sobre el océano Atlántico, el faro y el interminable  cementerio musulmán, hacen que merezca aún más la pena visitar este lugar.
 

lunes, 24 de noviembre de 2014

Lagarto ocelado juvenil.


Con la llegada de las primeras heladas, los pequeños lagartos ocelados (Timon lepidus) toman los últimos rayos de sol antes del letargo invernal. Como podemos apreciar en la fotografía la coloración de los juveniles nada tiene que ver con la de los adultos. Predomina el color marrón y no el verde, y destacan por toda la piel los pequeños puntitos blancos.
 
Volveremos a verlos con los primeros calores de la primavera, ya lo dice el refrán: “En marzo saca la cabeza el lagarto, en abril acaba de salir, y en mayo corre como un caballo”.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Bahía de Kotor (Montenegro).


Para muchos, en realidad todos los que visitan este lugar, la Bahía de Kotor o Bocas de Kotor, son una de las maravillas de Montenegro. Se trata del antiguo cauce de un río, recuperado posteriormente por el mar Adriático, aunque por su belleza, recuerda los fiordos de los países del norte europeo.


Las aguas aquí, son cristalinas, se ven perfectamente los mejillones adosados a las rocas y los pequeños pececillos nadando de un lado a otro. No busquen playas de arena, porque no las hay, aunque las estrechas orillas de guijarros, están llenas de turistas serbios, croatas y por los propios montenegrinos, que tienen en este destino su lugar de vacaciones.


Recomendable seguir toda la bahía hasta la medieval Kotor, en el camino encontraremos antiguas villas romanas, que aún conservan sus mosaicos, recargadas iglesias ortodoxas, algunas en pequeñas islas, pero sobre todo, una exuberante naturaleza al borde mismo del mar.


jueves, 20 de noviembre de 2014

La moscarda del frío.


Desde hace algunos días los campos de la monótona llanura manchega amanecen cubiertos de escarcha, y los charcos, grandes y pequeños, se han vuelto hielo, en ocasiones, hasta bien entrada la tarde. Esta será nuestra estampa matutina por largos meses.  Es como si la naturaleza se ralentizara, o de alguna forma, durmiera esperando mejores tiempos. Son los meses de los días cortos y oscuros. “Mal tiempo para los mal arropaos”, como solían decirme en mi infancia…

Aunque no es mal tiempo para todos, siempre hay pescadores que obtienen un buen botín del mar revuelto. Este podría ser el caso de la moscarda o mosca de la carne, que no necesita más de una pequeña tregua de calor en los días fríos, para aparecer, misteriosamente, sobre las basuras o los animales muertos en descomposición. Gracias a ellas, sí gracias a ellas, los cadáveres no permanecen eternamente sobre los campos, que no es poca cosa... 

 Supongo además, que esto tiene que ser así, siempre debiera haber un hueco para todos en esta casa…

**** " NO SE PUEDE CONSERVAR AQUELLO QUE NO SE CONOCE " ****