domingo, 11 de septiembre de 2016

¿Qué ver en la provincia de Ciudad Real?


 En varias ocasiones me han pedido recomendaciones sobre lo que hay que visitar en la provincia de Ciudad Real. Bueno, pues al fin me he decidido a  hacer una entrada en ”Un Paseo Manchego” donde plantearé DOCE RUTAS teniendo en cuenta la cercanía de los diferentes lugares y el tiempo previsto para cada lugar. Lógicamente esto dependerá de nuestros gustos, las características del grupo y del número de días que dispongamos. En principio cada una de las rutas, sería para un solo día. 
Lo primero que  hay que decir de la provincia de Ciudad Real, es que es una de las más grandes de España, pero a la vez, teniendo en cuenta que es muy llana y dispone de buenas y poco transitadas carreteras, no se pierde demasiado tiempo en los desplazamientos.  
La provincia de Ciudad Real, como he venido mostrando aquí desde hace años, es sobre todo una tierra privilegiada en naturaleza. Única provincia peninsular con dos parques nacionales; Las Tablas de Daimiel y Cabañeros y otros dos parques naturales; Las Lagunas de Ruidera y el Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Morena, además de otras entidades menores protegidas de las que encontrarán información en las etiquetas situadas arriba, en el lateral derecho de este blog, debajo de Ciudad Real.

Pero como no solo de naturaleza vive el hombre, también les comentaré los lugares históricos más destacados y las recomendaciones gastronómicas locales que yo conozca y que considere oportunas (Se admiten otras sugerencias). Como comprenderán, es imposible hacer mención a todos y cada uno de los pequeños y grandes monumentos  que atesoran cada uno de los pequeños y grandes pueblos manchegos.

El punto de partida de las doce rutas, será la capital provincial, Ciudad Real, dado que se encuentra estratégicamente situada en el centro.

Ruta 1, Ciudad Real y Alarcos.

 Es cierto que la capital provincial aparece en todas las listas de capitales de provincia de España, como una de las que menos atractivos monumentales posee. En cualquier caso, en su centro eminentemente peatonal, no podemos pasar por alto la plaza mayor, escuchar una jota manchega viendo los personajes del universo cervantino en el carrillón, entrar a la Catedral de la Virgen del Prado, visitar la iglesia de San Pedro y la de Santiago o instruirnos en el museo provincial y en el López Villaseñor. Tampoco debemos dejar la oportunidad de dar un paseo al atardecer en el mejor parque de la ciudad, el Gasset. 
No lejos de la ciudad, dirección Piedrabuena, encontraremos el Parque Arqueológico de Nuestra Señora de Alarcos, que dispone de centro de interpretación sobre la derrota cristiana ante las tropas musulmanas en 1.195 en la conocida como Batalla de Alarcos, una pequeña ermita y unas bonitas vistas sobre el río Guadiana. 
Si nuestra visita a la ciudad coincide con el 31 de julio podremos asistir a la más popular de las ferias ciudadrealeñas, la Pandorga, donde todo el mundo suele acabar empapado en vino y un poquito subido de alcohol. También son de destacar los desfiles de carnaval, donde participan cientos de personas o la feria de la Virgen del Prado en agosto. 
Pese a todo, el gran encanto de esta ciudad para los visitantes,  y donde de verdad se muestra la calidad de vida de la ciudad, se encuentra en todo lo que se relaciona con “el tapeo” y la gastronomía. Aquí, es “obligatorio” que para acompañar nuestra caña o uno de nuestros ricos vinos manchegos, se nos sirva un pincho gratuito, e incluso con frecuencia, nos darán a elegir de entre una variada carta de tapas. Típica es la conocida como “el huevo”, que consiste en un huevo cocido con bechamel y acompañado de varias especias, que podremos encontrar en algunos bares de la Plaza Mayor. ¡Hay que probarlo!

Ruta 2, Almagro
 Almagro dista tan solo a 23 km de Ciudad Real. La duración de nuestra visita a la más conocida y  turística de las localidades de la provincia, estará en función del mes en que vayamos. Siendo julio, el mes del teatro, y por lo tanto cuando la ciudad estará en su máximo esplendor con la posibilidad además de asistir a alguna representación. En cualquier caso e independientemente del período, Almagro nunca defrauda… 
Nuestra visita girará en torno a la archiconocida Plaza Mayor, donde se encuentra el Corral de Comedias, monumento nacional, el cual mantiene la estructura original de los teatros del siglo XVII. Próximo a él, el Museo Nacional del Teatro.   
En cuanto a la gastronomía, además de los ricos vinos de la zona, este es el lugar para probar algunos platos típicos como el atascaburras (masa de bacalao y patata), pisto manchego, asadillo (ensalada de pimientos asados),  queso manchego, moje de harina de pitos, duelos  y quebrantos (huevos revueltos), lomo de orza, caldereta de cordero, migas, flores manchegas (dulce de masa frita) o el plato que más se relaciona con Almagro, las berenjenas, que suelen tomarse como aperitivo antes de la comida o como acompañamiento a otro plato principal. 
Al callejear por la ciudad, entre sus viviendas encaladas, sus numerosos palacetes, iglesias y antiguas casas solariegas, cabe la posibilidad de sentirse como uno de los personajes de la película de Pedro AlmodóvarVolver”, “y nos parecerá ver a Raimunda, a Sole y a todas aquellas entrañables mujeres manchegas que sobreviven a sus maridos pese a la locura que trae cada día el viento solano hasta estas tierras”… 

Ruta 3, Daimiel – Parque Nacional de las Tablas – Navaseca? - Motilla del Azuer
 Lo más recomendable a la hora de visitar el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, es concertar una visita a primera hora de la mañana con los guías del propio parque o con alguna de las empresas de turismo rural que trabajan en la zona, de no  hacerlo así, corremos el riesgo de no entender demasiado lo que allí se encuentra. Si somos unos verdaderos amantes de la naturaleza, nuestra afición es la ornitología, deseamos perdernos por los miradores más alejados del centro de visitantes y del ruido de los demás turistas o no disponemos de demasiado tiempo, es mejor ir a nuestro aire y no contratar nada. 
Si eres un fanático de las aves, (para los que no les gusten las aves no recomiendo esta visita) además de  Las Tablas, debemos incluir la Laguna de Navaseca, que se encuentra bastante cerca del Parque y de la ciudad de Daimiel.  Aquí descubriremos, desde unos nuevos y flamantes puestos de observación, con toda seguridad, una muy buena representación de las aves de la zona incluyendo malvasíasflamencos.

Esta jornada, aunque un poco apretada, se completa con una rápida visita al Museo Comarcal de Daimiel, donde nos darán las primeras explicaciones y desde donde parten minibuses hasta el Yacimiento Arqueológico de la Motilla del Azuer. Allí nos aguardan los arqueólogos que trabajan en el lugar, para explicarnos todo sobre el pozo más antiguo del mundo ( 2.200 a 1.300 a.C.) – Para visitar este lugar es necesario reservarlo previamente en la página oficial.
En un antiguo molino de agua, reconvertido en vivienda y en humilde bar, conocido de Zacatena, situado en la carretera CM 4114 que une Daimiel con Malagón, km 15, al lado de un puente sobre el río Guadiana encontraremos un curioso y diferente lugar para comer. El plato estrella suele ser cangrejos de río con tomate, aunque la propietaria, siempre dispuesta a contarnos cosas del lugar, suele disponer de otros platos caseros a nuestra disposición. 

Ruta 4. Valdepeñas y Villanueva de los Infantes. 
 Valdepeñas es conocida sobre todo por sus vinos. Algunas de las marcas bajo la denominación de Vinos de Valdepeñas, ocupan las primeras posiciones entre los caldos más vendidos de España. La zona cultivada es considerada como el viñedo de mayor extensión del mundo. Con el paso de los últimos años las bodegas valdepeñeras han ido apostando más por la calidad que por la cantidad. Por ello, además de visitar el centro de la ciudad, no debiéramos perder la oportunidad de visitar alguna de las bodegas. 
El Campo de Montiel ciudadrealeño está lleno de pueblos de gran interés. Por citarles algunos, la Torre de Juan Abad (casa museo de Quevedo y los famosos conciertos del órgano de la Iglesia de Nuestra Señora de los Olmos), Montiel o Villamanrique, bien merecen también una visita, aunque el que se considera como el corazón del Campo de Montiel es Villanueva de los Infantes, quizá “aquel lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…” 
En Villanueva de los Infantes  son más que interesantes, la imponente Plaza Mayor, la iglesia de San Andrés, la Alhóndiga o sus más de doscientas casas con blasones. Son famosos, platos como el pisto manchego (recientemente han batido el récord Guinness al pisto más grande del mundo), cocina a base de caza o el dulce llamado Alfonsino, creado expresamente en esta localidad con motivo de la visita que realizó en su momento Alfonso XIII, y desde entonces no ha dejado de venderse.

Ruta 5. Parque Natural de las Lagunas de Ruidera – San Carlos del Valle.

Camino a las Lagunas de Ruidera, a la altura de la localidad de la Solana, los carteles en la ruta nos informan de la proximidad de una pequeña localidad del Campo de Montiel llamada San Carlos del Valle. Apartarnos hasta allí no nos llevará más de diez minutos. Es una visita bastante corta, pero echar un vistazo a su Plaza Mayor y a su iglesia, bien habrá merecido la pena realizar este desvío.

 En función de la estación del año en la que realicemos la visita a las Lagunas de Ruidera, (formada por quince lagunas y situadas entre los límites de las provincias de Ciudad Real y Albacete), dependerá el tipo y el número de actividades que llevemos a cabo. Primero es recomendable recorrer la carretera que las bordea para hacernos una idea de la extensión del lugar.  En verano es posible tomar un baño, realizar distintos deportes de agua e independientemente de la época, siempre es posible realizar alguna ruta de senderismo, como la conocida como Senda del Pie de Enmedio, por citarles alguna. 
Un plato típico que  se suele ofertar en muchos de los hoteles y restaurantes de la zona son los gazpachos manchegos, que nada tienen que ver con el conocido gazpacho andaluz. Aquí estaríamos hablando de un antiguo plato de pastores realizado a base de distintos tipos de carne, sobre todo de caza, y de una masa que ellos mismo elaboraban al fuego. El resultado es un plato contundente que recuerda un poco al cocido madrileño.


Ruta 6. Tomelloso y Argamasilla de Alba. 

Estamos inmersos en La Mancha, la tierra llana y habitualmente seca donde D. Quijote iba en busca de sus aventuras como caballero acompañado de su fiel escudero Sancho. En Argamasilla de Alba encontraremos la Casa y Cueva de Medrano, donde se dice que Cervantes estuvo preso y por ello se supone que allí escribió la Primera Parte del famoso libro. 

 Tomelloso es una floreciente ciudad que basa su economía en la agricultura gracias al agua del río Guadiana que aquí fluye escondido bajo la tierra. Es por esto, que además del Museo de Antonio López y de la Casa de los Portales, su máximo interés sea la visita a alguna de las Bodegas de la Denominación de Origen la Mancha. 
La propuesta culinaria de la zona es bastante sorprendente, si tenemos en cuenta que se trata de pizza, pero no una pizza cualquiera. La pizzería Marquinetti, situada en Tomelloso, ha obtenido cinco veces el premio a la mejor pizza del mundo, innovando en los productos pero con la mejor calidad. 

Ruta 7. Campo de Criptana y Puerto Lápice. 
Camino al pueblo de Sara Montiel, Campo de Criptana, es necesario realizar una parada en la pequeña localidad de Puerto Lápice y echar un vistazo a la Plaza de la Constitución, bastante visitada por turistas que siguen la imperecedera obra de Cervantes. 
Ya en Campo de Criptana, uno encuentra la imagen típica de la Mancha, los molinos de viento. En la sierra hay varios, alguno de ellos es un museo, otro conserva toda la maquinaria, otro más perteneció a Sara Montiel y por último otro de ellos ha sido reconvertido en oficina de turismo. Las vistas y el atardecer desde la sierra son únicos. 

Ruta 8. Parque Nacional de Cabañeros. 
 El Parque Nacional de Cabañeros está situado en una amplia zona, bastante despoblada, del oeste de la Provincia de Ciudad Real. Son muchas las rutas senderistas que se pueden realizar o bien dentro del Parque o bien en las inmediaciones. Muy interesante la ruta conocida como el Boquerón del Estena, próxima a Navas de Estena, o las rutas que podemos encontrar próximas a Pueblonuevo del Bullaque, como la conocida como La Tabla del Raso que sigue todo el cauce del río.  Otra, próxima al Pantano de la Torre de Abraham, circula un tramo bajo un bosque de galería hasta la Casa Palillos. Otra más corta, comienza desde la localidad de repoblamiento de Santa Quiteria hasta el árbol singular conocido como el Mesto.  Próximas a Horcajo de los Montes tenemos otras dos rutas senderistas bastante interesantes, como son la de la Chorrera o la de la Sierra de Castellar de los Bueyes. Es imposible realizarlas todas en un día, ya que son demasiadas y están muy alejadas unas de otras, por lo que es necesario elegir una. Sobre todo si en esa jornada también tenemos contratada la visita dentro del Parque. 
Existen interesantes centros de interpretación del Parque Nacional de Cabañeros, conocido también como el Serengueti español. Uno de ellos se encuentra en la presa del Pantano de la Torre de Abraham, aunque imperdibles son la Casa Palillos o el centro de interpretación recientemente inaugurado en Horcajo de los Montes. 
Aunque la entrada nos pueda parecer algo cara, la visita guiada en el interior del Parque Nacional de Cabañeros es algo más que recomendable. Los guías conocen muy bien su trabajo y nos harán la visita muy entretenida e instructiva. Los períodos más interesantes, son el inicio del otoño, tras las primeras lluvias, período de la berrea o época de celo de los ciervos europeos, o en primavera, cuando está todo más verde. En nuestra visita veremos además  interesantes especies como el buitre negro o la amenazada águila imperial ibérica. 
El lugar más interesante para comer, es Horcajo de los Montes. Los platos típicos de la zona son a base de caza. El vino del lugar, es de elaboración artesanal y es conocido como vino de pitarra y el postre que no debemos dejar escapar son los sapillos, unos pequeños buñuelos en un caldo que recuerda las natillas. 

Ruta 9. Almadén y sus minas. 

 Las Minas de Almadén tienen el reconocimiento como Patrimonio Mundial de la Humanidad, único lugar que tiene este nombramiento de toda de la provincia. Son los propios mineros, ahora reconvertidos en guías turísticos los que muestran a los visitantes la mina y cuentan cómo era la vida de los que allí trabajaban hasta no hace demasiado. El centro de interpretación también cuenta con innumerables paneles interactivos y explicativos donde se nos describen los distintos usos del cinabrio y del mercurio desde la antigüedad hasta nuestros días.

Ruta 10. Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona – Fuencaliente – Calzada de Calatrava y Puertollano. 
 El Parque Natural del Valle de Alcudia y Sierra Madrona, es de reciente creación, por lo que desconozco si existen infraestructuras o centros de interpretación en el mismo. Realmente son dos zonas muy distintas, de la sequedad, sobre todo en el estío del segundo valle más grande  de España a las montañas cubiertas de bosques de Sierra Madrona. 
En pleno Valle de Alcudia, no podemos dejar pasar la oportunidad de ver los restos de la antigua ciudad romana de Sisapo. No lejos de allí, justo al lado de la carretera que va dirección a Fuencaliente, encontramos el ser vivo más viejo de la provincia, la Encina delas Mil Ovejas. 
Ya en Sierra Madrona, podemos realizar diferentes rutas de senderismo. La más conocida es la que circula por las Lastras, un espacio único al lado mismo de un riachuelo lleno de vida que termina en una pequeña cascada. En las cercanías, también podemos visitar varias pequeñas cuevas donde aún es posible distinguir varias pinturas rupestres. 
No demasiado lejos se encuentra la ruta que llega, cruzando un gran viaducto, hasta la Finca de la Garganta, uno de los latifundios mayores de España. Hasta llegar a la aldea debemos ir en coche, posteriormente es posible caminar dirección al gran puente por donde en otro tiempo circulaba el tren.
En el cercano pueblo de Fuencaliente, tenemos la oportunidad de darnos unos baños termales en el balneario de la localidad y degustar platos como el salmorejo o los típicos flamenquines, propios de las cercanas tierras andaluzas. Otros lugares interesantes para comer son Brazatortas, famosa por sus bares especializados en cochifrito, o en Puertollano, la ciudad minera donde además de probar el agua agria en pleno Paseo de San Gregorio de la cual se dice que tiene poderes medicinales, podremos encontrar innumerables restaurantes y bares de tapeo.

Ruta 12; Viso del Marques y el Castillo de Calatrava la Nueva. 
 El Marqués de Santa Cruz hizo un palacio en el Viso,  porque pudo y porque quiso”. Es así como nos ha llegado a través de la tradición popular de El Viso del Marqués, el que el gran almirante y estratega militar Álvaro de Bazán, decidiera la construcción del único palacio de estilo italiano que se conserva en España. Hoy sede del Archivo General de la Marina, sorprendentemente situado en el centro de Castilla. Un lugar que no debemos pasar por alto en nuestra visita por la Provincia de Ciudad Real. 

No lejos de allí otro imprescindible, próximo a los municipios de la Aldea del Rey y de Calzada de Calatrava, se encuentra el Sacro-convento o más conocido como Castillo de Calatrava la Nueva, escenario de películas de temática medieval y atalaya desde la que divisar buena parte del Campo de Calatrava. 




Estas son las doce rutas propuestas, sé que se podrían añadir algunas cosas más, pero considero que muestran bastante bien  la mayor parte de esta gran provincia llena de gentes sencillas, tradiciones, gastronomía y lugares que visitar. Espero les guste la selección. Ya me contarán en los comentarios, y ¡felices rutas!…
Y ya saben lo que dice la conocida jota manchega; "y si vas a la Mancha, no te alborotes, porque vas a la la tierra de Don Quijote"...


**** " NO SE PUEDE CONSERVAR AQUELLO QUE NO SE CONOCE " ****


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...