martes, 11 de agosto de 2009

Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Ejemplo de lo que no se debe volver a hacer.

(Logotipo del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel)

Los árabes llamaban a esta tierra Manxa o Al-Mansha,” la tierra sin agua”. Pero esta tierra escondía un tesoro líquido y callado que yacía a pocos metros bajo el suelo. Sólo en algunos lugares, el abundante agua de entonces, afloraba de manera natural, formando un paraíso de vida, en medio de tierras llanas, ásperas, polvorientas y secas.
( Tablas de Daimiel - Agua procedente de pozos)
Tras unos pocos siglos, nuevas gentes se fueron asentando en “la tierra sin agua”. Gentes que miraron de lado las zonas lacustres, acusándolas de ser el origen de enfermedades, mosquitos y penurias. Urgía entonces, desecar y encauzar los ríos.
(Tablas de Daimiel, máximo de agua alcanzado en este invierno 2009, tras las abundantes lluvias)

Vinieron años en los que había que demostrar los nuevos avances tecnológicos. El hombre era capaz de dominar el medio y de transformarlo en función de sus necesidades y voluntades. Las Tablas estaban en el punto de mira de cientos de agricultores que malvivían en los terrenos baldíos del secarral manchego. Tractores, cosechadoras y arados transformaron el terreno sin opción de retorno. La falta de planificación desencadenó en la perforación de más de cincuenta mil pozos, que fueron absorbiendo la vida de la tierra.



(Laguna de Navaseca – Flamencos y otras cientos de aves sobre las aguas fecales)
Cuarenta años han sido suficientes, tan solo cuarenta años, para que la Mancha húmeda desapareciera de manera irreversible. Miles de años en la evolución de un ecosistema no son nada si unos pocos hombres consideran que la tierra que pisan les pertenece. Nada importa el futuro, las nuevas generaciones y mucho menos la fauna y flora que ocupa los primeros puestos en las listas rojas de seres vivos en extinción. La flora y fauna se desarrollan cuando les damos una mínima oportunidad. En la laguna de Navaseca se apilan en un pequeño espacio cientos de aves, alimentándose de lo que encuentran entre las aguas fecales de las poblaciones cercanas. Otro de los lugares de interesantes para el avistamiento de aves, como sucede en otros muchos lugares del país, lo constituye el vertedero de Almagro, donde miles de gaviotas, cigüeñas y milanos encuentran el sustento diario. Esta es la pequeña esperanza que hemos dejado hoy a las miles de aves que un día habitaban el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel; la basura de un estercolero y “la mierda” de una laguna de aguas fecales. No es que estemos haciendo mucho por ellas que digamos, ¿no les parece?.
(Lagunas de Ruidera – invierno 2009)
Sólo en los últimos años, cuando quizá ya era demasiado tarde, surge lo que se ha venido en llamar: “conciencia ecológica”, y con ella, se dotó a las Tablas de nombramientos y figuras jurídicas, que reconocían en ella un lugar único en el mundo: Parque Nacional, Reserva de la Biosfera, ZEPA o zona RAMSAR. Cierto que ya era tarde, muy tarde. En el interior del parque, donde antes brotaba el agua de manera natural, ahora hay grandes grietas que crecen y engullen la poca agua de lluvia que les llega. Agua que nuevamente es atrapada para usos agrícolas. En las zonas limítrofes del parque, los campos de maíz, de melones, tomates, viñedos y cereales siguen siendo regados aún con los últimos posos que quedan del acuífero 23. El agua, el oro blanco del siglo XXI, es un recurso económico que pertenece a todos, pero aquí sólo redunda en el beneficio de unos pocos y de un solo interés, la agricultura entendida de manera insostenible.
(Laguna de Villafranca de los Caballeros – Toledo – marzo 2009)
Gentes de todas partes llegan buscando un Parque Nacional en las Tablas de Daimiel. Un nuevo recurso se despierta en los pueblos del entorno: el turismo, a la vez que una vía de publicidad para la zona. Personas venidas de todo el mundo esperan encontrar caminos de agua entre carrizos, masiegas y eneas. Poco queda del paraíso de entonces. Las Tablas son ahora un enfermo que yace en situación de coma, tendido sobre su lecho, ahí postrado espera una última oportunidad. Sólo unas pocas hectáreas encharcadas artificialmente por pozos. Unas cuantas aves criadas en la llamada “laguna de aclimatación”, pequeño criadero de patos, de la que se sueltan aves sin instintos salvajes que permanecen en las Tablas esperando ser alimentadas por sus cuidadores. Un paraje que más bien recuerda un jardín de ciudad, árboles talados, vegetación segada e invasión de especies foráneas. Esto es y no otra cosa lo que encontramos en este malogrado Parque Nacional.
Tras un invierno especialmente lluvioso, los ríos, arroyos y lagunas ofrecían su mejor estampa. Miles de visitantes se sorprendían de la belleza que este año ofrecían las lagunas de Ruidera. Las Lagunas son la antesala de las Tablas. Recordamos que el Guadiana vuelve a surgir en los Ojos para históricamente, anegar las Tablas. De toda aquella agua no llega a las Tablas ni una sola gota. Toda se queda en el camino, embalsada, nuevamente destinada a fines agrícolas. Parece que nadie oyó hablar del llamado “cauce mínimo ecológico” de los ríos. Esperemos que el plan del Alto Guadiana (PEAG) suponga un brote de esperanza y no otra nueva tomadura de pelo de nuestros dirigentes.
(Tablas de Daimiel – Vista panorámica sin agua)

Otras de las medidas adoptadas recientemente para la recuperación del Parque, son los trasvases. El agua del Tajo, donde no sobra, se desvía hacia la cuenca del Guadiana, hasta las Tablas. Quizá esta sea la situación más cómica y rocambolesca del problema, sobre todo por la aparición de una nueva figura: los políticos. Los Políticos deciden que en lugar de tomar medidas firmes que redunden a medio y largo plazo en la recuperación del parque, optan por medidas a corto plazo, mucho más rentables políticamente. En abril 2009, se aprueba un trasvase de 20 hectómetros de agua que anegarían buena parte del Parque si fueran otras las circunstancias. En junio, julio y agosto en la Mancha, con temperaturas constantes que rondan los 35 a 40 grados y con más de cincuenta días sin lluvia, no circula ni uno solo de lo que aquí se llaman ríos. Ríos, cuyos lechos, permanecen secos hasta la siguiente temporada de lluvias. Pero, desgraciadamente a los que mandan les urge el trasvase, las elecciones europeas están a la vista… El agua circula por el cauce resquebrajado del río Cigüela – Gigüela. Al lecho seco y agrietado como un sumidero que todo traga, se unen las altas temperaturas a las que antes aludíamos, pero esto no es todo, los políticos vuelven a tener su protagonismo. En su transcurso hasta las Tablas, el agua es desviada intencionadamente por período de una semana a las lagunas de Villafranca de los Caballeros (Toledo). Las lagunas de Villafranca, como pudimos constatar en el mes de marzo, gozan de muy buena salud, dado que los usos que se les dan, son en su mayor parte, para la pesca y como zona de baño. La mayor parte de su perímetro está desprovisto de vegetación, considerada un estorbo para los veraneantes y cubierto de arena de playa. El diario “el País”, dijo entones: “un pueblo roba las aguas del trasvase de las Tablas”; cuando en realidad eran los políticos locales que aprovechando la situación mandaron abrir las compuertas de la laguna local, de par en par. Lo más sorprendente del asusto fueron las declaraciones del alcalde de la localidad en cuestión que alegó que tenían “derechos históricos sobre el agua”, ¿sobre el agua del trasvase?... Si queremos que nuestro patrimonio ecológico tenga alguna oportunidad no puede ser con la ayuda de políticos como los que tenemos... Según distintas publicaciones la cantidad de agua que llegó finalmente al Parque, ronda el 2´5% del total del agua trasvasada. Hoy, podemos afirmar que ya se ha secado prácticamente toda. Ningún trasvase será nunca la solución a este problema.
(Tablas de Daimiel – cerros nevados – invierno 2009)

Un Parque Nacional es un lugar único en el mundo, por su interés científico, patrimonio de las gentes de hoy y de las de mañana. Se trata por lo tanto, de recuperar las condiciones suficientes con los recursos de la zona, para que vuelva a ser lo que fue; un lugar irrepetible. Si no somos capaces de ello, tenemos la obligación moral y ética de desposeerlo de la categoría de Parque Nacional y de Reserva de la Biosfera. No podemos vivir en la mentira, percibiendo ayudas y reconocimientos y a la vez haciendo la vista gorda a los desaguisados de políticos y a usos agrícolas insostenibles. Podemos llamar a la zona como queramos y darle mil reconocimientos, pero la realidad seguirá siendo la misma. Las Tablas hoy, están muertas. Descatalogar un lugar de la categoría de Parque Nacional es un hecho insólito, dado que nunca se ha producido en la historia, pero al fin y al cabo un hecho coherente. Como consecuencia de lo ocurrido en Daimiel, en algunos medios de comunicación se empieza a acuñar un nuevo concepto: “daimielización”. Este nuevo término alude a la desecación de un territorio por el uso irresponsable e insostenible de la agricultura. Este concepto se aplicaba por el peligro que se cierne sobre otro de nuestros parques nacionales, el Parque Nacional de Doñana, Como consecuencia de las miles de hectáreas que se dedican al cultivo de la fresa y los miles de pozos que van desecando la zona, lenta pero paulatinamente. Hemos perdido uno de nuestros parques, ¿nos quedaremos callados e impasibles e iremos perdiendo uno tras otro? Mantener lo que tenemos y recuperar lo perdido es labor de todos y no de unos pocos.

14 comentarios:

Javier 16 dijo...

Has definido con gran acierto y desgarrador sentimiento, la realidad penosa de un Parque Nacional sin futuro.
Creo que, hay mucha asociación ecologísta y, poca unidad de presión para, trasladar este problema con convencimiento hasta Europa.
Las playas, tienen bandera azul si están limpias. Que se retiren las mal utilizadas subvenciones, si no se cumple con el cometido de su correcta protección.
Saludos.

MIGUEL NONAY dijo...

Pero que mala ost...a se me ha puesto,Anzaga.
Qué razón tienen los que dicen que la política es la prostitución de los ideales.. pero aún hay algo peor que la política, los políticos, estos son los palanganeros, por seguir utilizando el símil...
En fin, pido disculpas por este lenguaje, pero, de verdad, conforme lo he ido leyendo iba ascendiendo mi enfado.
Qué manía tiene todo Dios con los trasvases, de momento, está demostrado que sólo sirven para una cosa: para dividir y enfrentar a la población, a comunidades cercanas y a gentes de bien.
No aprenderán nunca, y entretanto, ahí tenemos la naturaleza muriéndose, asesinada por nosotros (bueno.. ellos).
En fin, Anzaga, gracias, por ponernos al día y por describir de forma tan cruda y directa la lamentable realidad de un desarrollo que, de sostenible solo tiene el nombre que le dan.
Un abrazo.
Miguel

Pablo Fernandez Fernandez dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Bueno, solo una pequeña puntualizacion: en tu entrada, parece y digo PARECE, que cargases las tintas un poco contra los agricultores. La inmensa mayoria de las veces, estos se guian por lo que les aconsejan (o por lo que les permiten) desde instituciones como Consejerias y Ministerios de agricultura y otras por el estilo, que de lo que menos saben, salvo honrosas y escasas excepciones, es de agricultura; con lo que volvemos a que la culpa de la mayoria de las tropelias, en cuestion mediambiental, es de los politicos. Por que estas instituciones, estan regidas por politicos en lugar de por personas que conozcan el tema que van a dirigir.
Un saludo y "rezaremos" por la salvacion de las Tablas y de otros muchos lugares; por que me temo, que es la unica via que les queda.

Begoña Sánchez dijo...

Me ha pasado igual que a Miguel, mi malestar y enfado ha ido aumentando conforme iba leyendo.
A pesar de estar al tanto del estado de abandono y dejadez de las Tablas, me sigue cabreando que no se haga nada, que se deje morir un paraje como este.
Qué estamos haciendo? qué se puede hacer?... preguntas y más preguntas pero ninguna respuesta

Un abrazo

Manchego dijo...

Solo un apunte, al mansha no significa "tierra sin agua", ni tampoco significados análogos, como desierto. Para designar territorios secos y áridos los árabes utilizaban la palabra -yabiza. Al mansha, según su contexto, puede significar "nueva tierra" o "frontera".
Al Mansha no es una denominación exclusivamente dada a nuestra tierra, si no a muchas otras, incluso en Covarrubias (Burgos) hubo una "Mancha".

Lo mas probable es que el origen etimológico de La Mancha proceda del latín "Macula" que designaría una marca o frontera, y también es bastante probable que los árabes asimilaran esta palabra y la arabizaran en Al Mansha.

Por lo demás, totalmente de acuerdo en lo refernete a las Tablas y a la Mancha Húmeda, esperemos que se recuperen, de momento las Lagunas de Ruidera están espectaculares este año, años hacía que no las veia así, es un dato esperanzador.

ANZAGA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ANZAGA dijo...

- Javier 16 - Gracias Javier por el comentario. Esperemos que el plan del alto Guadiana sirva para algo y a medio plazo podamos recuperar parte de lo que aquí había.
- Gracias Miguel por el comentario. Los políticos de todas las administraciones son los primeros culpables de la situación actual. Sobre todo por su falta de sensibilidad ecológica. Un abrazo.
- Un Saludos Pablo. La agricultura es la principal causa de la situación actual, sin bien es cierto que existen muchas directivas europeas que orientan determinados cultivos, aquí lo que realmente se ha buscado desde siempre ha sido la rentabilidad, aún hoy, existe el riego por aspersión en el entorno del Parque Nacional.
- Hola paisana Begoña. No he tratado cerrar las puertas a todas las esperanzas sobre el Parque, más bien al contrario. He pretendido informar de la verdadera situación para desde este punto de partida ir progresivamente avanzando. Seguro que se puede hacer aún bastante.
- Hola Manchego. Gracias por tu contribución en este humilde blog. En cuanto al origen de la palabra Mancha, como “tierra sin agua”, lo había encontrado en distintos medios, que pude confirmar incluso en la Wikipedia. No obstante, en cuanto al significado y origen de la palabra “la Mancha” , existen varias teorías, ninguna confirmada realmente... Saludos.

Vida de Infarto dijo...

Yo no he conocido Las Tablas de Daimiel tal y como la describen los mayores...

bicipalo dijo...

Hola amigo..., daimielización..., es un termino inquietante, y escalofriante es que ese secarral ya no merezaca la clasificación de parque natural, de entorno protegido..., como aquello, si no hay vida, si no hay nada que proteger..., es tan triste como real. Pero Anzaga, eso ocurre en todo nuestro territorio, aquí mismo en el litoral valenciano, en los humedales de Jaraco, tuve una pequeña disputa hace años, cuando ibamos a pescar el black-bass en esas lagunas. Un hombre estaba lanzando escombros desde un camión volquete, desecando la charca. Debió vernos las caras y empezó a vocear desde la cabina "¡¡esto es mio, esto es miooo!!!!", es solo un ejemplo, por cierto, un ex-alcalde de esa población esta procesado por supuesto delito ecologico. Aquí en Valencia tenemos una ley urbanistica canalla y ruín, unica en España, y en este litoral se estan desecando humedales para consttruir urbanizaciones, campos de golf, balnearios artificiales.
¿Y nuestros politicos...?, son gentuza, en España no hay conciencia medio ambiental ni se desea tenerla, la sosteniubilidad es cara y no da beneficios a corto plazoo y los que da a largo plazo son tan solo visuales (espera que me llama Joa, luego sigo)

bicipalo dijo...

Ya estoy aquí otra vez, Anzaga, pues lo que te decia, bueno, Joa ya llegó ayer a Finisterre, se ha tirado 17 dias viajando sola, a golpe de pedal, con alforjas y sin saber donde iba a dormir al final de cada etapa,mas de 1350 kilometros sin contaminar, sin armar ruido, silenciosamente, de manera natural..., bueno poco me quedaba por contarte, de los politicos nada podemos esperar, las pequeñas soluciones estan en las personas como tu, que estais ahí vigilantes, atentas con vuestros objetivos y con vuestras conciencias..., te lo he dicho muchas veces y tambien te digo que no me cansaré de reconocer tu labor..., aunque no estaria de mas que alguien abriera un blog dedicado exclusivamente a publicar las fotos de nuestros alcaldes y concejales cobrando los sobornos de los promotores urbanisticos..., aunque en realidad no se si aún estará de moda lo de los maletines, lo harán por transferencia, digo yo.
Saludos Anzaga..., y continua así, aunque veo que no estas solos, todos los blogs que nos ofrecen parecen pensar y creer en la misma dirección y eso aún me tranquiliza mas.

Jesús dijo...

Buenos días.

Lloro, y lo digo en serio, se me saltan las lágrimas cada vez que veo a mis queridas Tablas en el estado que están, secas, muy secas, desquebrajadas, solas.

La culpa, tal y como apuntas en tu comentario, NO es de los agricultores, al menos NO de todos. Es de las políticas confusas y erróneas que se han llevado a cabo durante los pasados años. Ellos hacen lo que desde arriba les dicen, y si los de arriba no han tenido ni idea de lo que es una política agraria eficáz... pues este es el resultado. Cierto es, no te lo discuto, que hay agricultores que les da lo mismo ocho que ochenta, es decir, que no valoran el agua, que la malgastan, que riegan por encima de las necesidades de la planta. Esos NO SON AGRICULTORES, por que el agricultor sabe cultivar y hacer rentables sus cultivos, estos los hacen rentables a base de gastar luz, gasoil y agua. Repito NO SON AGRICULTORES, son explotadores de TIERRA Y AGUA. Pero no podemos demonizar a todos, no podemos meterlos en el mismo saco.

¿Soluciones?
A corto plazo.(para los 2 años próximos) COMPROMISO POLÍTICO y trasvases. Bien pensados, en fecha y rentables, claro, no como el último. Menuda chapuza!!!
A medio plazo. COMPROMISO POLÍTICO, trasvases efectivos y la puesta en marcha de verdad y con COMPROMISO POLITICO del PEAG (Plan Especial del Alto Guadiana),.
A largo plazo. COMPROMISO POLÍTICO, y la consecución definitiva del PEAG. Para eso hace falta dinero, y sin COMPROMISO POLITICO no hay dinero.

En definitiva, a las Tablas de Daimiel, se las cargaron LOS POLITICOS, y la solución depende del compromiso de LOS POLITICOS.

Claro, a los políticos no se les remueve la conciencia medioambiental así por que sí. Tienen que ver todo plasmado en votos. Por lo que si les tocamos su vivero de votos.... ah! entonces si funciona todo. SOLUCION POR NUESTRA PARTE, movilizaciones!!!! pero eso me parece que visto lo visto, en Daimiel no hay mucho interés ciudadano por ello, ya que no el Parque "con o sin agua" no les toca al bolsillo. Hay que crear un movimiento de todo el Acuífero 23, concienciado, sensibilizado, capaz de moverse y apretar a LOS POLITICOS.

Esa es mi visión. Gracias.

ANZAGA dijo...

- Saúl (Vida de infarto). No las has conocido y o mucho cambia esto, o no las veremos nadie. Tú conoces bien el entorno y sabes que uno de los factores debidos a los cuales las Tablas están en esta lamentable situación, se debe a que las poblaciones cercanas han dado históricamente la espalda al Parque. Quizá falte un grueso más amplio de población que esté más concienciado con el patrimonio natural que se debe recuperar.

- Pedro (Bicipalo). Es mucha la labor de concienciación que se debiera hacer en cualquier parte. Desde luego los políticos son en buena medida culpables de lo que aquí ha ocurrido. Pero en buena medida los políticos se debían al interés de la población, al interés económico a corto plazo, y el interés de la zona no es otro que la agricultura. Se comenzó a regar el viñedo y los olivos; y se duplicaron las producciones, a la vez que se mejoraba la calidad de los productos. Posteriormente, llegaron los campos de maíz, melones, sandías, tomates… y se agotó la gallina de los huevos de oro… Los recursos son limitados. Desarrollo sostenible de nuestro entorno.

- Hola Jesús, bienvenido. Comparto buena parte de tus sentimientos. Es cierto que los políticos son los que deben tomar las medidas necesarias, como parecen empiezan a llevarse a cabo ahora (esperemos que no sea demasiado tarde).
Veo que eres de la zona, con lo cual, sabes cuál es la actividad económica predominante, la agricultura. Tú dices que no son agricultores los que han esquilmado los recursos hídricos de la zona, que son explotadores. Quizá tengas razón, pero lo cierto es que estos explotadores siguen cosechando campos de maíz, regados por aspersión, han introducido el regadío a cultivos tradicionalmente de secano, etc., etc. Ninguno de estos NO agricultores ha cambiado su proceder con respecto al campo, han seguido perforando pozos, cada vez más hondos (el 10% ilegales) con la connivencia de las autoridades locales, autonómicas y estatales. Pues estos NO agricultores han sido los motores de la economía de la zona. A las Tablas nunca se las vio como una posible fuente de riqueza económica y “no había ojos” para ver su biodiversidad.
Como ya apuntábamos en “el post”, un parque nacional es un lugar único por las riquezas que en él se guardan. Si para mantenerlo es necesario traer agua de ríos lejanos, ya no es un lugar único, es algo artificial… Con los aportes del Tajo llegan a las Tablas especies que no son propias del Guadiana, produciéndose con ello la contaminación de un lugar supuestamente original. Desde este blog respetamos todas las opiniones, pero creemos que los trasvases no son la solución a este problema… Saludos.

Fcº Javier Barbadillo dijo...

Gracias Anzaga por poner sobre la mesa el problema de Las Tablas. Un caso de libro por todos los intereses en juego combinados con un variopinto catálogo de figuras de protección.

En esencia, un Parque Nacional creado para preservar un humedal excepcional, en un entorno agrario ávido de rentabilidad inmediata, con una agricultura "modernizada" que se ha apoyado en el consumo irracional del agua, políticos que solo ven la superficie del problema y lo intentan cubrir con un tapete de aguas someras, transvases de agua y votos...

Quizá la solución sea la descatalogación del parque. O, tal vez, reconocer sus valores y la incompatibilidad de ese humedal con la agricultura de regadío. El secano puede ser rentable (vid, olivo) cuando se obtiene de él productos de calidad. Lo que es imposible es recuperar la biodiversidad (incluidas especies de invertebrados y algas y sus interrelaciones)transvasando agua de cualquier parte. Así solo se consigue mantener un bebedero de patos.

Siento mucho que, después de tantos años, de tanta investigación y conocimiento dedicados a estos temas, la voluntad política e institucional se mantenga pusilánime dando aspirina (y hasta veneno) al enfermo que agoniza.

Saludos.

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Recuerdo querido amigo cuando vinimos a vivir aquí a La Mancha, mi marido que simplemente había nacido pero tampoco conocía la tierra, nos dedicamos a conocer los alrededores del lugar donde vivíamos, el primer lugar que visitamos fueron las lagunas de Villafranca de los Caballeros ¡Oh! Desilusión, estaban secas, andábamos por ellas, entramos muy dentro, su suelo salitre, blanco parecía reflejar la decepción de nuestros corazones, al año siguiente de nuevo las visitamos, ya tenían agua, pero se nos comían los mosquitos, luego todos los años seguimos visitando, maravilla de las maravillas, intentamos conocer todos los rincones de esta vuestra patria y la mía de adopción, enhorabuena por ser de ella. Saludos

**** " NO SE PUEDE CONSERVAR AQUELLO QUE NO SE CONOCE " ****


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...