miércoles, 7 de septiembre de 2016

Mosquitero musical; Phylloscopus trochilus.



En estos días de primeros de septiembre sobre los cielos de Málaga no dejan de verse grupos y más grupos de abejarucos enfilados directamente hacia el mar, dejando atrás el continente europeo. También multitud de papamoscas y limícolas parecen tener las mismas intenciones.



En el Parque Natural de la Desembocadura del Guadalhorce, un mosquitero musical, también de paso, rebusca entre las ramas del hinojo los insectos que se aferran a lo poco verde que queda en estas fechas del año. El mosquitero musical, Phylloscopus trochilus, se le reconoce en estas fechas por el color amarillento limón generalizado, las patas claras y largas, y una ceja bastante clara perfectamente marcada.

**** " NO SE PUEDE CONSERVAR AQUELLO QUE NO SE CONOCE " ****


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...