viernes, 2 de mayo de 2014

Atardecer en las Tablas de Daimiel, amanecer en Navaseca.


Tanto en los días de Semana Santa como ahora en pleno puente de mayo, el Parque Nacional de las Tablas de Daimiel vive sus horas más felices en cuanto al número de visitantes se refiere. Son cientos los que recorren los caminos y veredas en busca de algo de naturaleza. Las empresas organizadoras de rutas ornitológicas y los guías de naturaleza hacen su agosto, mientras que algunos pequeños comerciantes intentan abrirse paso vendiendo sus productos artesanales y recuerdos.  

Aunque yo, personalmente, sigo echando en falta desde hace años, por sacar algo de partido a tanto turista, algún café o restaurante en el propio parque donde los visitantes puedan al menos paliar la sed que producen estos rigores y tomar si es posible, algún que otro plato típico, que buena falta hace para la zona la llegada de algún que otro ingreso económico… 

Como hacía tiempo que no visitaba el Parque decidimos permanecer hasta la caída de la noche, esperar la marcha de los últimos turistas y aguardar que los verdaderos protagonistas del lugar, la fauna, recuperara su escenario natural.  

Desde el observatorio el atardecer fue espectacular, los tonos rojizos tardaron largas horas en diluirse, momento en el que empezaron a aparecer los primeros martinetes comunes sobrevolando la zona encharcada. De entre el pastizal un zorro, se mostró desde el primer momento bastante confiado. Supongo que el animalito se habrá acostumbrado a los restos de comida que los turistas van dejando aquí y allá. Al comprobar que de nosotros no obtendría gran cosa, decidió perderse entre el bosquete de tarayes. 

Paulatinamente la noche sin luna fue cubriéndolo todo. A pocos pasos de donde estábamos, los polluelos, ya crecidos de búho chico piaban con insistencia reclamando la ceba de sus progenitores. A lo lejos el maullido de mochuelos y autillos perdidos en el laberinto de la noche. Aquí y allá, el crujido de ramas por el paso de los jabalíes,  el chapotear de los patos, gallinetas y fochas, el croar de centenares de ranas verdes y de san Antonio, y por todas partes el sonido de miles de grillos, alacranes y mosquitos, que tampoco faltaron a la cita.  

De mañana, volvimos a las Tablas, y  nuevamente estaban atestadas de cientos de turistas por lo que decidimos visitar la cercana laguna de Navaseca, donde afortunadamente se concentraban cientos de aves. No faltaron las malvasías, los flamencos, los zampullines cuellinegros, los tarros blancos o los porrones europeos, por citarles algunas especies de aves. Aunque lo que más me ha agradado encontrar ha sido ”el trío de ases de fumareles” que por allí vuelan aún; el fumarel cariblanco, el fumarel común y el más raro si cabe fumarel aliblanco.

No hay comentarios:

**** " NO SE PUEDE CONSERVAR AQUELLO QUE NO SE CONOCE " ****


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...