martes, 28 de julio de 2015

Pato de torrente; Merganetta armata.


Ayer, mientras aguardaba en la larga cola para subir en los autobuses que remontan desde Aguas Calientes al Machu Picchu, pese a la poca luz de las primeras horas de la mañana, intenté una y otra vez localizar las aves del lugar sin demasiado éxito. De vez en cuando echaba un ojo al río que baja desde las impresionantes montañas selváticas que rodean la turística localidad peruana. Pude ver pequeños pajarillos grises y negros que revoloteaban entre las grandes piedras, llamados mosqueritos guardarríos; Serpophaga cinerea, otro que recordaba enormemente a los machos de colirrojo tizón  de Europa, la viudita de río; sayornis nigricans, también una especie de mirlo acuático, algo más grande que los nuestros, pero de cabeza blanca; Cinclus leucocephalus. Por último, un macho de pato de torrente o pato torrentero; Merganetta armata, el único que pude fotografiar, y que apareció de entre las rocas en el último momento. Esta especie vive en ríos fríos de la cordillera andina, realiza vuelos cortos posándose sobre las piedras desde donde se sumerge una y otra vez en busca de peces y crustáceos.

2 comentarios:

arantxa bello martinez dijo...

Entiendo muy bien lo que dices, a veces salgo al campo con la esperanza de ver algunos pajaros o animalillos para fotografiar y resulta que ese dia no encuentras nada, pero nunca hay que perder la esperanza porque hasta en el ultimo momento del dia te puede sorprender, como lo hizo el pato torrente. Saludos

ANZAGA dijo...

Hola Arantxa.

Así es el "pajareo", quizá por ello, cuando se hace una buena captura de algo que estás persiguiendo desde hace tiempo, lo valoras más...

saludos.

**** " NO SE PUEDE CONSERVAR AQUELLO QUE NO SE CONOCE " ****


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...