domingo, 26 de abril de 2015

Sapos Corredores atrapados.



Durante las noches de lluvia, miles de anfibios abandonan sus escondites buscando nuevos territorios, donde la competencia por el alimento y la reproducción sea menor. Muchos de ellos mueren aplastados en las carreteras, otros como estos sapos corredores; Epidalea calamita, caen en pozas de riego, algunas en desuso desde hace años, o en los cada vez más frecuentes pasos que impiden  la salida del ganado, llamados barreras canadienses, de donde no hay forma de que puedan salir. 


No estaría mal que todas estas estructuras, contemplaran la posibilidad de que anfibios y reptiles, sobre todo, pueden quedar atrapados hasta morir. No olvidemos que hablamos de especies protegidas... 

**** " NO SE PUEDE CONSERVAR AQUELLO QUE NO SE CONOCE " ****


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...