sábado, 20 de febrero de 2010

Convivir.

Inmóviles, tras la escarcha de la amanecida, las dos cigüeñas de la iglesia del pueblo esperan que los primeros rayos del día calienten la mañana para empezar a renovar el viejo nido. Recuerdo vagamente, cuando siendo aún muy niño, tras algún temporal, éste caía al suelo, llenando un carro de ramas, barro y otros extraños objetos que las Cigüeñas habían acumulado a lo largo de incontables períodos de cría.
Los convecinos y los descendientes de este pequeño pueblo manchego, muchos de ellos perdidos en el ruido y el anonimato de la gran ciudad, decidieron recopilar viejas fotografías y exponerlas. Todos se sorprendieron de lo mucho que habíamos cambiado, se rieron de los viejos ropajes que se lucían antaño, de las trasnochadas costumbres y recordaron a los que ya no están entre nosotros. Pero las que no faltaban en todas y cada una de las fotografías en las que aparecía la vieja iglesia; eran las omnipresentes Cigüeñas blancas (Ciconia ciconia).










Reflejo de una antigua y lejana convivencia...

9 comentarios:

Jorreto dijo...

Tengo por ahi unas cigueñas que retrate en Cabañeros hace un par de años, aunque despues de ver estas tuyas tendre que repetir la cosa, acomplejao me dejas...

Cojonudas paisano.

Un abrazo

manuel nieto dijo...

impresionantes fotos, saludos

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Preciosas fotos como siempre, antes (por lo menos donde yo vivía) se solía decir: Por San Blas, la cigüeña veras. Desde que vivo en este lugar, siempre tengo la gran suerte de verlas volar y sobre todo en sus nidos, me gusta verlas, un buen día, al señor cura párroco de Herencia, se le ocurrió la "venturosa" idea de tirar los nidos al suelo, y así lo hizo, se armo la marimorena, todos protestamos, bueno menos los afines, gracias a Dios, los ecologistas se pusieron en marcha, las cigüeñas se quedaron, el párroco lo trasladaron, de esa forma las vemos volar a nuestro lado.
Abrazos

Jesús Dorda dijo...

Las cigüeñas se cuentan, junto con las golondrinas, entre las pocas aves que gozan del respeto popular. Quizás sea por su costumbre de anidar en las iglesias, sea sobre sus tejados o bajo sus aleros.

GusPlanet dijo...

Cuando era chico me hicieron creer que los bebés 'venían de París' y eran transportados por éstas singulares y preciosas aves ...
Hoy ya bastante crecido en años, debo gritar al mundo que no, que lamentablemente los bebés no vienen de París, porque jamás he visto una sóla cigueña sobrevolar la ciudad ...
En fin, yo creo que como tú, las cigueñas forman parte de los pequeños pueblos, de los paisajes 'tranquilos' y no del bullicio de las grandes ciudades ... a excepción, claro, de Marrakech, donde sí he podido fortografiar algunas ... pero admitiendo, que jamás una toma me resultó tan bella, como las que tú has logrado.

¡Colorín, colorado, éste cuento se ha acabado!

Anónimo dijo...

¡Qué hermosa silueta!

Cigüeñas Blancas
(fragmento)
De cigüeñas la tímida bandada,
recogiendo las alas blandamente,
pasó sobre la torre abandonada,
a la luz del crepúsculo muriente;

hora en que el Mago de feliz paleta
vierte bajo la cúpula radiante
pálidos tintes de fugaz violeta
que riza con su soplo el aura errante.

Esas aves me inquietan; en el alma
reconstruyen mis rotas alegrías;
evocan en mi espíritu la calma,
la augusta calma de mejores días.

Afrenta la negrura de sus ojos
al abenuz de tonos encendidos,
y van los picos de matices rojos
a sus gargantas de alabastro unidos.

Vago signo de mística tristeza
es el perfil de su sedoso flanco
que evoca, cuando al sol se despereza,
las lentas agonías de lo Blanco.

Con la veste de mágica blancura,
con el talle de lánguido diseño,
semeja en el espacio su figura
el pálido estandarte del Ensueño.

Y si, huyendo la garra que la asecha,
el ala encoge, la cabeza extiende,
parece un arco de rojiza flecha
que oculta mano en el espacio tiende.

A los fulgores de sidérea lumbre,
en el vaivén de su cansado vuelo,
fingen, bajo la cóncava techumbre,
bacantes del azul ebrias de cielo...
Guillermo Valencia

Benita

Javier 16 dijo...

Qué guapa la foto primera.
Una vez, vi entre un bando de cigüeñas que venian del vertedero con dirección al Ebro, al atardecer, un ejemplar con unos veinte metros de cuerda plástica de embalar atada a una de sus patas. Parecía una cometa. Me hice muchas preguntas al respecto. Espero que no le pasara nada.
Saludos.

Miazuldemar dijo...

Bonita entrada. Sí que es verdad, animal que goza del respeto humano, supongo que como bien dice Jesús es por su relación con la religión, igual que las golondrinas, que quitaron la corona de espinas a Cristo ¿no? Qué curiosos somos los humanos.

Joselez dijo...

¿Qué bonitas! Me encanta la pose de la primera, la composición de la segunda y el tema "social" de la tercera. Mi preferida es la segunda, es una foto chulísima. La primera da penica, parece que las estoy viendo pasar frío, con sus alas arrebujadas...

Enhorabuena

**** " NO SE PUEDE CONSERVAR AQUELLO QUE NO SE CONOCE " ****


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...