sábado, 5 de diciembre de 2009

Otro año más; “La alegría” de la cosecha del olivo (olea europea).

No puede ser... Aún no he empezado la cosecha de mis pocos olivos y ya me está doliendo la espalda, tengo las manos heladas, no siento los brazos ni las piernas y sueño desde hace noches siempre con lo mismo: “veo caer aceitunas por todas partes”. ¿Será grave?...
Como consecuencia de nuestros pocos olivos (300, como los guerreros espartanos y con la misma “mala leche”) y por la poca rentabilidad de los mismos, seguimos recolectando la aceituna siguiendo el método tradicional: los paños o mantas bajo el árbol y a varear las ramas (¡viva la modernidad!). Y aunque reconozca que se me hace duro, es una de las pocas oportunidades en las que nos unimos toda la familia. Es decir: conviene aclarar esto, mientras muchos se juntan a atiborrarse de viandas y manjares, propios de estas fechas, mi “atípica familia” se une para trabajar (si me hubieran dado a elegir, me habría quedado hasta con la familia “Monster”…).
En el fondo me cuesta reconocer las muchas recompensas que me dan estos días de esfuerzo (¿recompensas?): el aceite de consumo de todo el año está siempre asegurado (teniendo en cuenta los precios no es baladí), consumir un producto de calidad y ecológico (esto sí), algo de dinerillo (cuatro perras), el orgullo de consumir algo que yo mismo ayudo a producir (prefiero comprarlo) o las deliciosas aceitunas de mesa ricamente aliñadas con limón, ajo, tomillo y mucha paciencia (estas sí merecen la pena, las únicas).
La culpa de todo esto, de todo mi malestar, lo tengo clarísimo, la tiene “el paseo manchego” que di ayer entre mis olivos… ¡¡¡ESTE AÑO ESTÁN CARGADÍSIMOS DE FRUTO!!!

13 comentarios:

laura dijo...

vengaaaaaaaaaaa, no te kejes tanto que te vas a parecer a mí , jejejeje...además , no te creo ni una palabra ,tus fotos destilan el amor que sientes por todo lo de tu tierra ( aunke te muela la espalda ) ...eres la envidia de much@s , que lo sepas ( me incluyo )
besazos !!!!

laura dijo...

PD 2: no sé dónde están mis peces , desaparecieron de la noche a la mañana ...supongo que se han ido en busca de alguien que les cuide mejor( no me los habrás mangado tú ? )

Victoria dijo...

La recompensa la tienes al recoger el fruto,y claro luego consumirlo, también los paseos que durante el año te das por el campo eso no tiene precio, bonitas vistas por la Mancha.
Saludos

Jorreto dijo...

Bien contada esa historia, si señor.
Me recuerda mucho mis tiempos jovenes, cuando aun vivia en nuestra tierra. Esos lebrillos llenos de aceitunas de verdeo, para guisarlas en casa y guardar en una orza, en la que se conservaban todo el año, que ricas, pero que trabajoso era su aliño, no se ni cuantas veces se les cambiaba el agua, primero con sosa caustica para que se les quitase el sabor amargo, y mas agua.. pero que buenisimas estaban...
No es facil saber lo duro que es el campo y lo mal vistos y tratados que estan los agricultores.
Mala cosa olvidar nuestros origenes...

Un abrazo paisano,

Noesperesnada dijo...

Cuanto daría uno por hacer de jornalero y que la paga sean unas deliciosas aceitunas de mesa ricamente aliñadas con limón, ajo, tomillo y mucha paciencia....

Jesús Dorda dijo...

Tener un pedazo de tierra de donde sacar alguno de sus frutos, por muy pequeño que sea, como un jardín, siempre es muy gratificante. Pero reconozco también que el trabajo que conlleva es muy sacrificado.
Si la reunión a trabajar es en un bien ambiente, entonces sí que merece la pena.
¡Que disfruten ustedes de sus olivas y su bien pan regado con aceite de oliva en una rica "cata" manchega! ¡La mejor medicina contra el colesterol!

CORTIJO CABRIÑANA dijo...

un duro trabajo el de recoger las aceitunas, sobretodo si es al estilo "de toda la vida", con la vara y el fardo...
pero obtener tu aceite del año da también sus satisfaciones, y reunir a toda la familia en el empeño¡¡¡
sigo aprendiendo de tu blog y ahora que sale el tema, para cuándo una entrada sobre los tipos de aceitunas de tu tierra? estoy interesadísima.
en mi casa tenemos unos ancianísimos olivos, y cada uno "de su padre y de su madre"... hasta que los identifique a todos... tengo tarea :-)

ya he podido activar los comentarios en el blog http://lasierraenlared.blogspot.com por si queréis pasaros.
saludos.

Airblue dijo...

Te devuelvo la visita , manchega. Veo que tienes apego a tu tierra y por lo que me toca por parte de madre, yo también.

El anterior post sobre las lepiotas me trae muy buenos recuerdos. Las he cogído con mi padre muchos meses de octubre, era un placer verlas y luego comerlas asadas a la plancha. Son impresionantes.

Un abrazo y gracias por tu comentario

Higorca Gomez Carrasco dijo...

Que maravilla de fotos, preciosas, al igual que la presentación de este mes, último del año. Es bueno tener los olivos cargados, maravilloso fruto, un fruto relleno de oro, ese oro que es todo salud, riqueza y buen sabor en la cocina, no es buen tiempo para estar en el campo, no he recogido nunca aceitunas, pero imagino lo duro que tiene que ser-

Un abrazo

François dijo...

Quel travail ! Bravo Anzaga pour tes cultures et ta récolte.
Dans notre famille nous aimons beaucoup les olives.

A plus tard Anzaga.

Anónimo dijo...

Anzaga!! sorprendido me hayo al leer este post...sin que suene a crítica, sino todo lo contrario. No me tienen acostumbrado tus paseos a leer ésta ironía con la que pintas la escena familiar alrededor de la aceituna. En fin...que te digo yo a tí...dirigir la barea mientras los demás trabajan? no..que lo sano es participar de la recogida para que luego yo me haga mi tostada...

Miazuldemar dijo...

Qué buena entrada :). Me he reído.
Oí decir en la tele que este año los olivos estaban mal, que apenas tenían grosor las aceitunas debido al tiempo este tan raro que estamos teniendo. Y que por tanto el aceite iba a subir de precio. Después de leerte no sé yo si es cierto o se están aprovechando un poquito de la situación. Disfruta de tu aceite y tus aceitunas. Qué envidia!

Anónimo dijo...

Ànimo Anzaga! Pues "aceite abundante, buen año por delante!" Y ¡qué le vamos a hacer! Es en días fríos cuando toca recogerlas!... "Que ya las de verde se volvieron negras y serán molidas con tino hasta que al final del todo de ellas hagan oro fino"
Ese "fino oro" que enriquece nuestros platos y hace de nuestra gastronomía un tesoro.
¡Qué delicia! Piensa en los picatostes que te comerás cuando celebres la "botijuela"...
Benita

**** " NO SE PUEDE CONSERVAR AQUELLO QUE NO SE CONOCE " ****


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...